Truquitos de Belleza para Ellas

Humectación Corporal

 

Aunque nuestros días sean acelerados y agitados es importante reservar unos minutos solo para nosotras, para consentirnos y cuidarnos. La noche es el tiempo ideal para hacerlo y que mejor forma de consentirnos que mediante la humectación corporal.

 

Al llegar la noche, todo entra en calma, nuestro cuerpo se desacelera y se prepara para el descanso, la piel activa su proceso reparador y los tejidos se regeneran a profundidad. Por ello es importante humectar nuestra piel antes de dormir, usar un gel o una crema hidratante nos ayudará no sólo a tener una piel sana, sino también a relajar cuerpo y mente y nos hará sentir más bellas y atractivas.

 

Nuestra piel es el templo de nuestro cuerpo y como tal debemos tratarla, con especial cuidado y dedicación. Las  cremas humectantes además de humectar y suavizar, ayudan a mantener la tersura y elasticidad natural de la piel. Después del baño, es sin lugar a duda, el mejor momento para usarlas, pero es igualmente recomendable el uso antes de dormir, dejando actuar la crema en la noche cuando las células se renuevan y la piel absorbe y aprovecha mejor la cantidad de nutrientes y vitaminas.

 

El ritual es muy sencillo, antes de ponernos la pijama, aplicamos por todo el cuerpo, la crema o gel hidratante, humectando y acariciando cada parte, desde los pies hasta el cuello. Realizamos un dulce masaje hasta que penetre totalmente y sintamos el descanso y la suavidad en la piel. No hay que descuidar las zonas de más resequedad como las rodillas, los codos y los pies.

 

Para mejores resultados pon unas gotas de aceite de almendras en tu crema corporal y notarás la diferencia, tu piel se verá increíble, lucirá más humectada y rejuvenecida. Si lo que quieres es un humectante casero, el aceite de oliva es un aliado de potente humectación, la crema de leche en manos y piernas, te hará lucir maravillosa. Si necesitas hidratación extra, sobre todo en zonas más secas, la vaselina o la manteca de cacao tendrán excelentes resultados.  

 

Hacer este ritual antes de dormir te permitirá dedicarte unos minutos para ti, un lapso de tiempo donde te concentras solo en ti, en amarte y cuidarte. El masaje nos desestresa, relaja nuestros músculos, alivia la tensión acumulada y poco a poco nos permite redescubrir nuestro cuerpo en total armonía. Este simple ejercicio te ayudará a lograr un estado de relajación, no solo físico sino también mental, te sentirás hermosa, lucirás radiante y aumentarás tu amor propio.

Video detrás de cámaras Paulina´s ptos de venta