Secreticos para conciliar el sueño

Prepara tu habitación para el descanso

 

Cuando se trata de tener un buen descanso y lograr dormir plácidamente, buscamos entre una cantidad de remedios y secreticos que nos puedan brindar un sueño y una noche perfecta, sin tener en cuenta el más importante de todos y el más necesario: “nuestra habitación”, la cual se debe adecuar e instalar pensando en las dos funciones para las que fue diseñada, para dormir y descansar.

 

Tu habitación o “dormitorio” (como su nombre lo dice, el lugar donde duermes) es tu área de descanso y por tal motivo debe ser considerada como el lugar más importante de tu casa, un espacio para encontrar calma y tranquilidad. Tus horas de descanso deben ser tratadas con el mayor respeto, ese respeto que le das al espacio donde duermes, se ve reflejado en tu salud y en tu bienestar. Si en tu habitación hay un equilibrio armónico de todos los elementos y cada cosa te está ayudando en el propósito de brindar descanso, no solo vas a lograr dormir tranquilamente, sino que tu mente y cuerpo van estar equilibrados, te vas a despertar en paz y armonía, con la mejor energía para afrontar cada día.

 

Lo primero que debes hacer para preparar tu habitación para el descanso, es mantener el orden, una habitación desordenada no invita al descanso, el desorden es sinónimo de caos y ese caos mental es una de las principales causas del insomnio. Una habitación agradable es aquella donde reina el orden, recoge todas las cosas que están por ahí y búscales un lugar, evalúa cuáles son las cosas que realmente necesitas y deshazte de las que no necesitas, libera tu espacio de elementos innecesarios para que la energía pueda fluir, limpia todo y mantén todo impecable. También debes asegurarte que los elementos que componen tu habitación deban estar dispuestos conservando un orden armónico, los expertos en diseño de habitaciones recomiendan no saturar con muchos objetos, la decoración debe ser sencilla y no recargada, entre menos elementos, mucho mejor y más agradable será el espacio.

 

Impregnar tu habitación con aromas y esencias agradables, le otorgará el toque de confort que necesitas para convertir tu dormitorio en un spa. La aromaterapia es muy usada para armonizar las energías de los espacios, además es súper efectiva para relajar y conseguir un mejor descanso, ya que actúa directamente sobre tu sistema nervioso, ayudándote a liberar tensiones y entrar en un estado de calma y quietud. Para hacer uso de la aromaterapia te puedes valer de inciensos y velas de olor, como también de aceites esenciales especialmente diseñados para esta función, te recomendamos un difusor de esencias que lo puedes tener en una mesita cerca de tu cama, además de ayudarte a descansar, decora muy bien tu cuarto. Entre los aromas que puedes usar para dormir y relajarte están: lavanda, sándalo, jazmín, melisa, entre otros; te recomendamos muy especialmente lavanda por ser un sedante muy efectivo, usado en problemas de insomnio, ayuda a reducir el estrés y la ansiedad.

 

La cama es la protagonista de tu dormitorio, en la cual descansas y se producen los más mágicos sueños. Debes elegir una cama amplia y confortable, si puedes elegir una cama grande de acuerdo al espacio que dispones, hazlo, ya que entre mayor superficie, mayor será el descanso. Es importante que inviertas en un buen colchón que te brinde toda la comodidad que necesitas para dormir a gusto, un buen colchón es aquel que protege tu espalda, mantiene la curvatura natural de tu columna y te soporta adecuadamente. Usa acolchados livianos, sabanas, edredones y fundas cómodas y suaves al tacto, que te brinden el perfecto abrigo tanto en invierno como en verano; en días lluviosos y fríos recuerda usar cobijas y acolchados extra. Los tonos claros y neutros son más relajantes y agradables para la ropa de cama, también puedes poner mullidos cojines o almohadones para leer y relajarte. Procura que la almohada con la que duermes sea ortopédica, que se adapte perfectamente a tu cabeza y tenga el nivel de firmeza necesario para proporcionarte la mayor comodidad a la hora de dormir sin generarte ninguna molestia al despertar.      

 

Aunque la cama sea el elemento principal de tu habitación, es importante si es posible, que te quede suficiente espacio para ubicar una o dos mesitas de noche al lado de tu cama, que te servirán como base para una mejor iluminación y para apoyar tus cosas. Recuerda que encima de la mesita solo debes tener los objetos realmente necesarios, como una lamparita, un reloj y un libro, entre menos elementos decorativos, mejor. Procura no llenarla con cables y papeles y que las cosas que mantengas, cumplan una función. Una buena opción para tu mesita de noche, es una pequeña planta que te ayude a filtrar y a limpiar la energía, especialmente si tienes aparatos electrónicos, además las plantas nos brindan bienestar y si están dentro de la habitación pueden mejorar nuestra salud y nos van a generar calma y tranquilidad. Elige una planta de fácil mantenimiento que no requiera mucha luz y no precise de mucho oxígeno, de igual forma trata de sacarla al aire libre una vez por semana para que le dé el sol.

 

La iluminación de tu cuarto debe ser suave y cálida, las luces tenues y naturales son las que te ayudarán a crear una atmosfera relajante. En toda habitación por lo general hay 3 fuentes de luz, la luz natural que ingresa por alguna entrada, ya sean una ventana o puerta, la luz principal, ubicada en el techo o en la pared y la luz suave que nos emite una lámpara o una vela. A la hora de dormir debes acortar en lo posible la luz del cuarto, haciéndolo de manera gradual, cierra las cortinas y ventanas, apaga las luces fuertes y cenitales, como la luz del techo y deja una pequeña luz, suficiente para leer, trata que estas luces sean de baja intensidad y que tengan tonos rojizos como los del atardecer. Evita las luces frías y fluorescentes. Recuerda que la luz también influye en los niveles y ciclos de sueño generados en nuestro cerebro, entre más luz, menos sueño, es por eso que recomendamos que tu habitación esté lo más oscura posible durante la noche para que puedas dormir mucho mejor.

 

Evita en lo posible, los aparatos electrónicos en tu cuarto, recuerda que la habitación se hizo para el descanso y cualquier cosa que no cumpla esta función, va a ser discordante el propósito de descansar. Computadores, equipos de sonido, televisores, celulares, etc, dichos aparatos generan campos electromagnéticos que interfieren con el flujo de energía del espacio, si no te queda fácil retirarlos, al menos trata de desconectarlos durante la noche. Tampoco es recomendable tener el teléfono celular al lado de la cama y mucho menos tenerlo encendido durante la noche. Un consejo muy práctico para todos aquellos que usan el celular como despertador, es utilizar un despertador clásico, de esta forma podrás tener el celular apagado y fuera de tu habitación.

 

Antes de meterte a la cama, asegúrate de tener el cuarto ventilado para que el aire circule mejor, puedes escuchar música relajante 15 o 30 minutos antes de dormir, esto te ayudará a relajar rápidamente y a conciliar el sueño. Cierra las puertas y trata de aislar cualquier sonido, sigue estos consejos y prepárate para descansar y dormir con tranquilidad.

  

Video detrás de cámaras Paulina´s ptos de venta