Secreticos para conciliar el sueño

Relajación muscular progresiva, otra terapia alternativa para el insomnio

 

¿Te vas a la cama con un montón de tensiones? ¿Te despiertas a mitad de la noche con la cabeza llena de preocupaciones y pensamientos al azar? ¿Te cuesta relajarte y aquietar tu mente? Te presentamos una terapia alternativa muy sencilla y efectiva a la hora de dormir, la relajación muscular progresiva. Una terapia de relajación creada hace más de un siglo por un médico estadounidense. Ayuda a promover la relajación física en general y tiene numerosos beneficios.

 

La relajación muscular progresiva es una técnica de relajación en la cual sistemáticamente tensas y relajas todos los grupos musculares de tu cuerpo. Es un ejercicio de relajación que ha dado grandes resultados en casos de insomnio, ya que libera la tensión muscular, al mismo tiempo que relaja la mente. Al enfocar tu atención en tu cuerpo, tu mente logrará aquietarse rápidamente, deshaciéndose de todos aquellos pensamientos repetitivos. Las personas que practican la relajación muscular progresiva tienden a tener un mejor sentido de bienestar general, disminución en la presión arterial, menos tensión muscular, menos ansiedad, un bajo nivel de fatiga, entre otros beneficios.

 

Durante la relajación muscular progresiva, te enfocarás en cada grupo muscular de tu cuerpo, tensando primero cada músculo por unos pocos segundos y luego relajándolos lentamente de 20 a 30 segundos.  Lo primero que debes hacer es asegurarte de que no hayan distracciones y que te encuentres en un ambiente tranquilo. Una vez estés listo para dormir, recuéstate boca arriba en tu cama, respira pausada y lentamente mientras sigues el siguiente orden. Cara: tensa y alza tus cejas arrugando tu frente, luego lentamente relajas y liberas la tensión de tu frente. Cierra tus ojos fuertemente, luego los relajas lentamente y los abres. Aprieta tus labios, tus mejillas y los músculos de tu mandíbula haciendo una gran mueca, una vez relajes todos estos músculos al tiempo, tendrás una gran sensación de serenidad. Hombros y brazos: levanta tus hombros hasta tus orejas, tensando los músculos y luego lentamente relajándolos. Flexiona tus bíceps y luego relajas lentamente dejando salir la tensión. Tensa tus antebrazos y luego lentamente relájalos.

 

Pecho y abdomen: Toma una respiración profunda y tensa los músculos de tu pecho y abdomen y luego lentamente exhala mientras relajas dichos músculos. Espalda: flexiona y arquea los músculos de tu espalda y luego relaja y deja que el stress y la tensión salgan de tu espalda. Cadera y glúteos: Aprieta tus glúteos, tensando los músculos de esta zona, luego lentamente libera la tensión y siente como el stress sale de esta área de tu cuerpo. Piernas: flexiona los músculos de tus piernas, apretando y juntando tus piernas por unos segundos y luego estíralas y relájalas. Dobla y flexiona tus pies, tensando los músculos de toda el área, curva los dedos de tus pies y luego lentamente relaja todo tu pie. Una vez hayas tensado y relajado todos los grupos musculares de tu cuerpo, te sentirás totalmente en calma y relajado.

 

Puedes practicar la relajación muscular progresiva una vez te vayas a la cama, con el tiempo aprenderás a dominar esta técnica y la harás parte de tu rutina diaria. Lograrás liberarte de todos aquellos pensamientos que corrían en tu cabeza y te impedían dormir, ya que tu mente y tu cuerpo entrarán en un estado de serenidad y quietud, lo que te llevará suavemente a un sueño plácido y profundo.

 

 

Video detrás de cámaras Paulina´s ptos de venta